no comments

Qué es Cloud Computing o Computación en la Nube

Actualmente se escucha o se lee sobre una supuesta nube que por poco o mucho conocimiento se asocia automáticamente con el almacenamiento, sin embargo, gran parte de las personas se limitan con esta determinación e ignoran todo lo pertinente esta importante tecnología que sigue en crecimiento.

 

Concepción de la computación en la nube

En primera instancia la nube –término que deriva de Cloud computing (computación en la nube)- es un sistema que ofrece servicios a través de Internet, tanto pagos como gratuitos, dependiendo del cargo.

Una invención que en sus funciones más destacada procesa y almacena datos en servidores.

Teniendo como objetivo que el usuario pueda alojar toda su información y archivos en internet, sin necesidad de poseer capacidad suficiente para almacenar en la computadora.

 

En cuanto a la anatomía del Cloud Computing.

La infraestructura del modelo de cloud computing está compuesta en servicios.

En la construcción de esta hay una segmentación en tres capas generales; la arquitectura tecnológica, de la aplicación y de la información.

Normalmente esto se representa mediante una pirámide, en la que la arquitectura tecnológica es la primera capa y esta abarca sistemas operacionales, servidores, entre otros.

En la arquitectura de aplicación se forma con todas las apps que se utilizan bajo la computación en nube. Esta también se denomina la capa funcional.

La arquitectura de la información hace posible gestionar y manejar variedad de informaciones desde cualquier parte en la nube; garantizando que esta sea confiable y segura.

La estructura de esta tecnología a su vez está compuesta principalmente por los clientes, luego le siguen unos modelos que a su vez son recursos que entran en los servicios brindados por el cloud computing.

Según los términos profesionales e informáticos estos modelos fundamentales se denominan como la generación “As a service” (también se reconocen como las tres capas: SaaS, PaaS, IaaS).

Software como servicio (SaaS), ofrece aplicaciones y productos como servicio.

Estos se encuentran en las instalaciones del proveedor cloud y tienen la posibilidad de ser utilizados por varios clientes de forma simultánea.

Los usuarios no gestionan la infraestructura, pero si se les permite controlar las aplicaciones y los sistemas.

Se conoce como capa media, a la Plataforma como Servicio (PaaS), posee una plataforma con herramientas que permite a los usuarios el desarrollo de cosas informáticas, como la creación de aplicaciones internas.

A pesar de que esto se puede lograr sin la necesidad de ser alojadas en el ordenador, el usuario puede tener el control de lo que crea más no del almacenamiento, entre otros componentes de la infraestructura.

Hay destacadas ventajas de PaaS, en primer lugar, el mismo proveedor de servicios es el encargado del mantenimiento continuo de las herramientas. Otro de los grandes beneficios, es que no se tiene que adquirir algún tipo de licencia para la creación de las herramientas de mercado.

De ultimo está la capa de Infraestructura como servicio (IaaS); a pesar de ser la inferior o de nivel más bajo, da soporte a toda la estructura PaaS.

En este parte el usuario no tiene mayor control que no sea el uso de la aplicación en sí. Y el dominio de plas aplicaciones en general, entran en una parte o grupo de configuración y personalización.

Es un servicio que se basa principalmente en el acceso al uso de hardware que reside en la nube. Esta parte es la que ofrece a los usuarios, la capacidad de procesamiento en sus servidores, el espacio de almacenamiento, conexiones de red, direcciones IP, banda ancha y balanceadores de carga.

 

Características destacadas de la computación en la nube

Entre las principales particularidades de esta tecnología está el acceso a la red, al igual que la voz sobre IP, esta solo funciona con un servicio de Internet continuo que no sea perjudicial.

Los recursos de una nube se mantienen agrupados en la plataforma. Dependiendo de la demanda, los recursos son prestados a los usuarios empleando métodos que les permita ser tanto de forma virtual como física.

También se hace la salvedad al servicio medido, que consiste en el servicio prestado por la nube –el cual se da también por demanda- y posibilita el pago por prestación de servicios o por uso. Es decir, el usuario elegirá cómo pagar, si por una tarifa fija u otra opción acorde a otras circunstancias.

El sistema está creado para que la infraestructura sea compartida por diferentes usuarios sin que ello comprometa la seguridad y/o privacidad; lo que lo caracteriza de multipropósito.

La computación en nubes también es auto-reparable; ya que, en caso de presentarse cualquier falla, la última copia de seguridad de la aplicación automáticamente se convierte en la primera copia, generando uno nuevo.

Diversos usuarios también destacan en sus características una ‘elasticidad’ que hace referencia a la rápida escalabilidad.

Es decir, tanto los recursos del hardware como los del software bien equipados sin ninguna intervención o percance del usuario final, dependen de la demanda de consumo.

Una vez señalado el núcleo interno de la nube, es necesario destacar que los servicios de esta, están categorizados de forma pública, hibrida o privada y esto dependerá de cómo se implementen.

 

En cuanto a la diferencia de nubes

La nube publica, es la que permite el acceso en su totalidad a cualquier usuario, organización, entre otros. La conforman organismo que se dedican a vender los servicios de cloud computing.

Sobre la nube privada; su infraestructura se desarrolla o es creada solo para que sea implementada por una organización.

Y es esta la que puede controlarla, a menos que le permita el acceso de gestión a un tercero.

Por último, están las nubes hibridas, las cuales son una combinación tanto de la nube publica como la privada, teniendo por resultado un producto final o una sola solución cloud.

Con la implementación de estos tipos, los organismos pueden encomendar labores que requieran de alguna seguridad en específico u otras características.

Antes de poner en funcionamiento esta tecnología, es necesario tener en claro cuáles son los pro y contras, determinando en ese sentido la adaptación a las necesidades de cada usuario.

 

Ventajas y desventajas del cloud computing

Para empezar a utilizar esta tecnología, es recomendable evaluar una estrategia que valore hasta qué punto será beneficioso el servicio.

De igual forma si es para un uso más extenso y profesional; ya que se podría invertir bastante en la calidad de este y no aprovecharlo al máximo por la falta de conocimiento.

Entre los provechos notorios de esta invención está la facilidad y rapidez para ser implementada, a diferencia de otros servicios empresariales comunes.

Esto deja prever que tiene una integración probada de servicios de red.

Cabe destacar que el nivel considerable de composición o personalización se debe también a que Las apps de la computación en nube se encuentran disponibles aproximadamente en algunos días u horas.

Ligado a la capacidad de almacenamiento que es casi ilimitado, la nube mejora el rendimiento en el ordenador.

Ya que, con solo poseer los programas indispensables en su computadora, abarcará menos memoria.

Entre lo más favorable también se encuentra lo instantáneo que son las actualizaciones del software porque estas se inician automáticamente cuando el usuario abre la nube.

Siempre se tendrá la última versión sin necesidad de descargar algo o estar actualizando manualmente.

Para las empresas permite opciones positivas y efectivas, como lo son las copias de seguridad automáticas, aumentando así la confiabilidad de los documentos.

De igual forma permite acceder a los datos desde cualquier computador con internet, ya que estos siempre estarán disponibles en la nube.

Todas estas ventajas arrojan una que es incluso la más importante de esta tecnología, y es su independencia.

La nube es un sistema al cual el usuario podrá y/o propietarios podrán acceder desde cualquier ordenador o equipo, sin que cambios en el sistema operativo afecten los datos de la computación en la nube.

Entre lo desfavorable de la nube, es notable la dependencia que está mantiene con la red a Internet, por lo que con conexiones de baja velocidad será difícil usarla, ya que está para que funcione perfectamente necesitará banda ancha.

Sin embargo, teniendo una conexión rápida, la nube podría ponerse lenta debido a los procesamientos de esta. Puede colapsar si las actualizaciones y las copias de seguridad automáticas se hacen al mismo tiempo y con el internet saturado de ejecuciones.

A pesar de que el cloud computing asevera la seguridad, esta no está certificado de un todo. Es decir, no se sabe con exactitud hasta qué punto todo lo que esté alojado en la nube esté seguro o pueda fallar.

Aunque haya motivos para dudar, por ahora esta invención se sigue manteniendo en alto rango debido a lo favorecedor que ha sido con usuarios naturales y organizaciones; los cuales lo recomiendan por su efectividad.

Reply